Inclusión financiera en barrios populares: situación actual y el modelo ai·di para personas no bancarizadas

En Argentina, una de cada cuatro personas que viven en barrios populares no tiene una cuenta bancaria. Y una de cada cinco tiene, pero no lo sabe. El uso y ahorro a través de efectivo, las transacciones y la circulación de dinero en espacios informales, no registrados, es la forma económica más habitual en estos barrios. Esto genera una enorme dificultad para sus habitantes al momento de acceder a bienes y servicios de calidad, como por ejemplo créditos bancarios, planes de pago en cuotas, o telefonía celular prepaga.

Los datos surgen de una investigación realizada por Techo Argentina junto con el investigador y especialista Ignacio Carballo, que contó con el apoyo de MasterCard Argentina. El estudio, titulado “Inclusión financiera, pagos digitales y mejoramiento de vivienda en barrios populares”, es el primero a nivel nacional enfocado en la inclusión financiera en estos sectores, con un relevamiento realizado en 20 barrios de 10 provincias distintas y con 751 personas encuestadas. El trabajo presenta resultados sobre el acceso y uso de cuentas, medios de pago, conectividad, digitalización, mejoramiento de vivienda, vulnerabilidad financiera, uso de apps de delivery y de criptomonedas. Sobre este último punto, el relevamiento contó con el apoyo de ONG Bitcoin Argentina.

“Nosotros no tenemos acceso al crédito ni tenemos descuentos por pagar en efectivo”, dijo Araceli Ledesma, referente comunitaria y promotora de integración sociourbana en el barrio Lagomarsino de Pilar, durante la presentación del informe. Esta problemática genera barreras y dificultades para su desarrollo económico, cívico, habitacional y social.

“Este informe es un insumo fundamental para el trabajo que venimos realizando desde el 2018 con Proyecto DIDI. Muestra con números y datos la necesidad y los beneficios que genera para las personas no bancarizadas un modelo de identidad digital como el que desarrollamos con ai·di, donde el foco está puesto en las personas”, afirmó Javier Madariaga, director ejecutivo de ONG Bitcoin Argentina y de Proyecto DIDI, un programa de promoción de identidad digital auto-soberana sobre blockchain. “A su vez, nos permite establecer una línea de base para entender las oportunidades que la cripto-economía y las finanzas descentralizadas ofrecen a la inclusión financiera de sectores vulnerados”, agregó.

ai·di es un portadocumentos digital que permite certificar datos sociales, cívicos y económicos. Con este modelo, las interacciones en el plano informal se convierten en registros digitales, llamadas credenciales verificables, que se almacenan en ai·di y son firmadas por un emisor validado y confiable, sean instituciones u otras personas. Esto permite construir un historial financiero de personas no bancarizadas y combatir una de las fallas del mercado que más exclusión genera: la asimetría informativa.

“Todos los datos almacenados en ai·di pertenecen a las personas y ellas deciden con quien compartirlos. Trabajamos con muchos emprendedores de barrios populares del Área Metropolitana de Buenos Aires, alrededor de 500 personas que recibieron un microcrédito por parte de una institución de microfinanzas, que con ai·di comenzaron a registrar los pagos y cuotas y a construir una reputación financiera que el día de mañana pueden presentar a terceros”, agregó Madariaga.

Entre los distintos resultados que se presentan en el informe “Inclusión financiera, pagos digitales y mejoramiento de vivienda en barrios populares” se destacan, primero, los motivos por los cuales el 26% de las personas encuestadas declara no poseer una cuenta bancaria. Estos son: la falta de dinero, la falta de incentivos, los costos altos y la falta de documentación necesaria. Sin embargo, como remarca el trabajo, este último punto está cubierto por la legislación actual -Cuenta Gratuita Universal-, por lo cual la barrera sobre el acceso a cuentas se encuentra, en verdad, en la falta de información. En segundo lugar, la investigación aborda el uso de aplicaciones digitales para transacciones económicas y financieras, revelando que solo un 22% de las personas que poseen un teléfono celular “lo ha utilizado para pagar servicios, enviar o recibir dinero, o realizar compras en los últimos 12 meses”. Por último, entre quienes no utilizan el celular para estas operaciones, un 53% “indicó tener problemas para entender el funcionamiento de las aplicaciones financieras o no saber usarlas”.

“Esta investigación da cuenta de dos grandes desafíos que tenemos desde el tercer sector, la academia, los ámbitos públicos y privados. En pleno siglo veintiuno, para combatir la exclusión de sectores vulnerables es fundamental avanzar en estrategias que no solo mejoren la inclusión financiera, sino que también amplíen las condiciones de acceso a infraestructura de conectividad, y contemplen programas educativos y de alfabetización digital”, concluyó Madariaga.

— -

Proyecto DIDI es un programa de promoción de la identidad digital auto-soberana y la tecnología blockchain con impacto social. Es impulsado por BID Lab y ONG Bitcoin Argentina, con el apoyo de IOV Labs (RSK Smart Contracts + RIF), NEC Argentina, Programa Semillas, Azure, LACChain, Alianza Blockchain Iberoamérica, Accenture Argentina, Blockchain Federal Argentina y Wicklow Capital.

--

--

DIDI es un proyecto de identidad digital autosoberana que tiene como objetivo la inclusión social. Es impulsado por ONG Bitcoin Argentina junto al BID Lab.

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Proyecto DIDI

Proyecto DIDI

DIDI es un proyecto de identidad digital autosoberana que tiene como objetivo la inclusión social. Es impulsado por ONG Bitcoin Argentina junto al BID Lab.